Machu Picchu: ADN antiguo arroja nueva luz sobre la Ciudad Perdida de los Incas

Machu Picchu funcionó originalmente como un palacio dentro de la propiedad del emperador inca Pachacuti entre 1420 y 1532 EC. Antes de este estudio, poco se sabía sobre las personas que vivieron y murieron allí, de dónde procedían o cómo se relacionaban con los habitantes de la capital inca del Cusco.

En la cima de la sierra sur del Perú se encuentra el Machu Picchu del siglo XV – un símbolo de renombre de la historia latinoamericana precolonial y un sitio turístico popular. La ciudadela fue una vez el majestuoso palacio de un emperador inca.

Machu Picchu
Vista Del Atardecer De La Ciudad Inca De Machu Picchu En Perú. Credito de imagen: Istock

Un grupo mundial de científicos ha descubierto la notable variedad genética que se encuentra dentro de los restos históricos de los ocupantes de Machu Picchu. Sus hallazgos han sido informados en un estudio publicado recientemente en Science Advances.

Mapa de la diversidad inca

Machu Picchu: ADN antiguo arroja nueva luz sobre la Ciudad Perdida de los Incas 1
El siguiente mapa de América del Sur (Salazar et al., 2023) muestra varios ancestros genéticos en todo el continente, con la línea negra que muestra los límites del Imperio Inca. Además, el recuadro se enfoca en Machu Picchu y otros sitios estimados. Crédito de la imagen: Ciencia. Organización / Uso justo

En su apogeo, el Imperio Inca abarcó un área de 2 millones de kilómetros cuadrados, extendiéndose a lo largo de las majestuosas montañas de los Andes en América del Sur. Fue fundada en 1438 por el primer gobernante inca Pachacútec Inca Yupanqui, y alcanzó su cenit en 1533, antes de ser colonizado por los españoles.

La realeza inca y su séquito venían a Machu Picchu a celebrar, durante la estación seca, de mayo a octubre. Fueron enterrados en Cusco después de su muerte, sin embargo, el palacio fue mantenido constantemente por un puñado de sirvientes que tenían su base allí. Estos sirvientes fueron enterrados en cementerios ubicados más allá de los muros del palacio.

A raíz de la colonización española, el mundo occidental olvidó Machu Picchu hasta que los exploradores se toparon con él a principios del siglo XX.

En 1912, el Expedición Científica Peruana Yale registró un número sustancial de 174 personas enterradas en el sitio. Estas tumbas a menudo eran poco profundas o estaban escondidas bajo grandes piedras o rocas naturales.

Se encontraron algunos restos humanos con artefactos de cerámica, lo que brinda una idea de la variedad cultural del área. Estas piezas de cerámica procedían de la costa peruana, el norte de Perú y las tierras altas de Bolivia cerca del lago Titicaca.

La señal inicial de que Machu Picchu atrajo a habitantes de todo el reino inca fue esta. Implicaba que los trabajadores que residían en Machu Picchu eran de diversos orígenes y aportaban cerámica de sus regiones nativas.

Es posible que los artefactos en el área fueran traídos a través del comercio. Para descubrir el origen de estas personas, debemos examinar su ADN.

La investigación realizada sobre el ADN antiguo ha arrojado nuevos descubrimientos.

Para nuestro estudio, extrajimos y secuenciamos ADN antiguo de un total de 68 individuos, 34 de Machu Picchu y 34 de Cusco. A través de la datación por carbono, determinamos la edad de los restos y descubrimos que algunas de las personas habían sido enterradas antes del surgimiento de Pachacuti y el imperio Inca.

Luego comparamos el ADN de los pueblos indígenas que viven hoy en los Andes con investigaciones anteriores que han demostrado que sus líneas genéticas no han sido perturbadas durante dos mil años, así como con ancestros de otras partes distantes de América del Sur.

Es importante considerar que las ascendencias determinadas por el ADN pueden no estar siempre de acuerdo con las identidades culturales de las personas, aunque en algunos casos lo estarían.

¿Los individuos enterrados en Machu Picchu exhibieron alguna similitud genética con los que ocuparon la región antes del gobierno de Pachacuti? ¿O había alguna conexión con los ancestros de otras áreas?

Podemos estar seguros de que si esto último fuera cierto, entonces esas personas o sus familias habrían viajado desde lugares lejanos para visitar Machu Picchu.

Perseguir una vida de devoción a los demás.

Nuestra investigación sobre ADN las muestras indicaron que el origen de 17 individuos era de una de las áreas remotas que se analizaron (como se indica en el mapa). Estas regiones iban desde la costa y la sierra peruana hasta las regiones amazónicas de Perú, Ecuador y Colombia.

De las siete personas enterradas, solo su ascendencia tenía conexiones con las tierras altas del sur de Perú, donde se encuentran Machu Picchu y Cusco. Sin embargo, no podemos estar seguros si eran del área de Machu Picchu.

Se encontró que 13 personas tenían una mezcla de antecedentes, que incluía raíces tanto de Brasil como de Paraguay. Es posible que estos individuos fueran descendientes de personas de diferentes países que se habían encontrado en Machu Picchu. Además, es factible que puedan estar relacionados con ascendencias sudamericanas no descubiertas. Una pareja soltera de madre e hija fue la única relación familiar cercana identificada.

De manera inesperada, todos fueron enterrados en los mismos cementerios principales, sin importar su origen. Esto podría indicar que tenían la misma posición social, lo que podría significar que no eran nativos de Machu Picchu, sino que llegaron allí por separado, formando lazos y procreando.

Es probable que una selección específica de mujeres denominada acllacona y un grupo de hombres elegido de manera similar conocido como yanacona fueran elegidos para un propósito único. Estos individuos fueron sacados de sus hogares a una edad temprana y apartados para el servicio de por vida al estado, la aristocracia o la religión.

Al llegar a Machu Picchu, habrían dedicado el resto de sus días al servicio del señorío real.

Aunque no se sabe si se utilizó alguna forma de fuerza en la migración de las personas a Machu Picchu, los estudios de sus restos óseos muestran que tenían una buena calidad de vida. Muchos de ellos vivieron hasta una edad avanzada y no mostraron evidencia de mala nutrición, enfermedad o trauma por la guerra o el trabajo manual.

Un lugar de rica diversidad

El descubrimiento de restos humanos anteriores al imperio Inca reveló una falta de diversidad. Esto implica que fue la fundación del imperio Inca lo que trajo gente de todas partes a Machu Picchu.

Descubrimos que la población de Cusco tenía menos diversidad que la de Machu Picchu pero más que otros lugares de la región. Esto probablemente se deba a que la región montañosa extendida tiene un historial de interacción entre varias poblaciones antes del surgimiento del dominio inca.

Nuestro análisis ofrece una fascinante representación de Machu Picchu como un notable punto focal de variedad dentro de la región imperial Inca – distinguiéndola como un núcleo culturalmente abundante dentro del entorno antiguo.


El estudio fue publicado originalmente en la revista Science Advances de julio 26, 2023.