Simio Bondo: el misterio de los feroces chimpancés 'devoradores de leones' del Congo

Los simios Bondo son una población aislada de chimpancés del bosque de Bili en la República Democrática del Congo.

En lo profundo de la corazón de la selva tropical del Congo, un misterioso Se dice que la población de simios colosales reina supremamente. Conocidos como el mono Bondo o el mono Bili, estas criaturas han capturado la imaginación de exploradores, investigadores y lugareños por igual. Las historias de su inmenso tamaño, locomoción bípeda y temible agresión han circulado durante décadas, alimentando la especulación sobre su verdadera naturaleza. ¿Son una nueva especie de grandes simios, un híbrido entre gorilas y chimpancés, o estas afirmaciones sensacionalistas no son más que una mezcla de realidad y ficción? En este artículo, exploramos las profundidades de la selva tropical del Congo para descubrir la verdad detrás del enigma del mono Bondo.

El mono Bondo, también conocido como el mono Bili, es originario de las profundas selvas tropicales de la República Democrática del Congo. Con una vida útil de aproximadamente 35 años, alcanza un tamaño de alrededor de 1.5 metros (5 pies), posiblemente incluso más grande. Con un peso de hasta 100 kilogramos (220 libras), este primate exhibe cabello negro que se vuelve gris con la edad. Su dieta consiste en frutas, hojas y carne, mientras que sus depredadores siguen siendo desconocidos. La velocidad máxima de esta especie y el número total aún no se han determinado con precisión. Lamentablemente, debido a su vulnerabilidad en términos de esfuerzos de conservación, se clasifica como una especie en peligro de extinción.
El mono Bondo, también conocido como el mono Bili, es originario de las profundas selvas tropicales de la República Democrática del Congo. Con una vida útil de aproximadamente 35 años, alcanza un tamaño de alrededor de 1.5 metros (5 pies), posiblemente incluso más grande. Con un peso de hasta 100 kilogramos (220 libras), este primate exhibe cabello negro que se vuelve gris con la edad. Su dieta consiste en frutas, hojas y carne, mientras que sus depredadores siguen siendo desconocidos. La velocidad máxima de esta especie y el número total aún no se han determinado con precisión. Lamentablemente, debido a su vulnerabilidad en términos de esfuerzos de conservación, se clasifica como una especie en peligro de extinción. iStock

Los orígenes del misterio del mono Bondo

La primera expedición científica para investigar la existencia del mono Bondo fue dirigida por Karl Ammann, un renombrado fotógrafo y conservacionista suizo keniano, en 1996. Ammann según se informa se topó con una colección de cráneos en el Museo Real de África Central en Bélgica, que se habían recolectado cerca de la ciudad de Bili en el norte de la República Democrática del Congo (RDC). Estos cráneos, inicialmente clasificados como gorilas debido a su prominente cresta "mohawk", exhibían otras características que se asemejaban a las de los chimpancés. Curiosamente, no se conocían poblaciones de gorilas en la región donde fueron descubiertos, lo que generó sospechas de un posible Nuevo descubrimiento.

Un chimpancé gigante, asesinado por el explorador alemán ainvon Wiese en el Congo durante su expedición (1910-1911). Wikimedia Commons
Un chimpancé gigante, asesinado por el explorador alemán ainvon Wiese en el Congo durante su expedición (1910-1911). Wikimedia Commons

Impulsado por la curiosidad, Ammann se embarcó en un viaje hacia el norte de la República Democrática del Congo, donde se encontró con cazadores locales que compartieron relatos de encuentros simios gigantes con habilidades notables. Según sus relatos, estas criaturas eran capaces de matar leones y aparentemente eran inmunes a los dardos venenosos. Agregando a la mística, los lugareños afirmaron que los simios Bondo emitían aullidos inquietantes durante la luna llena. Ammann incluso adquirió fotografías de estos cazadores, mostrándolos posando con los enormes cuerpos de simios que habían cazado.

Los grandes simios del Bosque de Bili se dividen en dos grupos distintos. Están los "golpeadores de árboles", que se dispersan en lo alto de los árboles para mantenerse a salvo y sucumben fácilmente a las flechas envenenadas que usan los cazadores locales. Luego están los "asesinos de leones", que rara vez trepan a los árboles, son más grandes y oscuros y no se ven afectados por las flechas envenenadas. — Leyenda local

A pesar de sus esfuerzos, la expedición de Ammann no pudo proporcionar evidencia concluyente de la existencia del mono Bondo. Aunque descubrieron heces de chimpancé extraordinariamente grandes y huellas más grandes que las de los gorilas, las esquivas criaturas siguieron siendo esquivas.

Mono Bondo: un rayo de esperanza

En los veranos de 2002 y 2003, otra expedición se adentró en las profundidades de la selva tropical del Congo en busca del mono Bondo. La Dra. Shelly Williams, una destacada investigadora, desempeñó un papel fundamental en esta búsqueda de respuestas. Su regreso de la expedición. provocado una ola de cobertura mediática sensacional, con publicaciones importantes como CNN, Associated Press y National Geographic que presentan artículos sobre el chimpancé Bondo.

Según un reporte por la revista TIME, el Dr. Williams describió a los simios Bondo como si tuvieran caras planas y cejas rectas que recuerdan a los gorilas. Estas criaturas también exhibieron un encanecimiento temprano de su pelaje. Curiosamente, anidaban tanto en el suelo como en ramas bajas, emitiendo distintos aullidos que se intensificaban durante la salida y puesta de la luna llena. El Dr. Williams propuso que estos simios podrían representar una nueva especie desconocida para la ciencia, una nueva subespecie de chimpancé o incluso un híbrido entre gorilas y chimpancés.

Sin embargo, los años posteriores pusieron en duda estas audaces afirmaciones. El Dr. Cleve Hicks, un primatólogo, y su equipo realizaron amplias observaciones de lo que se creía que era la población de simios Bili. Sus hallazgos, según lo informado por New Scientist en 2006, revelaron que los simios Bondo probablemente no eran una nueva especie o subespecie de simio. El análisis de ADN realizado en muestras fecales confirmó que eran, de hecho, chimpancés orientales (Pan troglodytes schweinfurthii).

Desentrañando el misterio del mono Bondo

Mientras que el mono Bondo puede no representar una nueva especie, el trabajo del Dr. Hicks arrojó luz sobre las características únicas exhibidas por la población de chimpancés de Bili. Estos chimpancés mostraban una cresta en sus cráneos similar a la de los gorilas y construían nidos en el suelo del bosque. Además, exhibieron comportamientos que no se observan comúnmente en los chimpancés, como romper montículos de termitas y usar rocas como yunques para abrir caparazones de tortuga.

Los chimpancés macho alfa pueden ser extremadamente fuertes. Shutterstock
Los chimpancés macho alfa pueden ser extremadamente fuertes. Shutterstock

Sin embargo, las afirmaciones sobre la destreza para matar leones y la locomoción bípeda de los simios Bondo siguen sin verificarse. Las complejidades de comprender el comportamiento de los chimpancés de la región de Bili-Uere se ven agravadas por la historia de conflictos y perturbaciones causadas por guerras pasadas en el área, lo que impide los esfuerzos integrales de conservación.

Conclusión

En la profundidades de la selva tropical del Congo, la leyenda del mono Bondo sigue intrigando a este mundo civilizado. Si bien los primeros informes y relatos sensacionalistas pintaron una imagen de simios gigantes salvajes que gobernaban supremos, gradualmente ha surgido una comprensión más matizada. El mono Bondo, al parecer, representa una población distintiva de chimpancés orientales con características y comportamientos únicos. A medida que evolucione nuestra comprensión de estas notables criaturas, más investigaciones y esfuerzos de conservación sin duda arrojarán más luz sobre los enigmáticos simios Bondo.


Después de leer sobre el simio Bondo, los chimpancés devoradores de leones extremadamente feroces del Congo, lea sobre la misteriosa 'serpiente gigante del Congo'.